Seleccionar página

Consejos para dormir profundamente y descansar sin remordimientos. ¿Aún no sabes que esto también forma parte del entrenamiento?

Una tercera parte de nuestra vida nos la pasamos tumbados intentando descansar, para levantarnos al día siguiente como nuevos. Sin embargo, no siempre lo conseguimos. Reducir el tiempo delante de las pantallas de los ordenadores o proponerse irse a la cama más temprano, son puntos clave para descansar correctamente.

De todas formas, hay períodos en que conciliar el sueño parece ser, para muchos, una tarea difícil de llevar a cabo. Pero descansar bien es clave para poder afrontar el día de manera eficiente y tener buena salud. No sólo física sino también mental.

Recuerda que el descanso es la clave del éxito.

Consejos para dormir

Un horario personalizado

Crea un horario estable para irte a la cama e intenta que siempre sea a la misma hora. Es importante no alterar el ciclo sueño/vigilia. Incluso dormir más de ocho horas puede llegar a ser contraproducente.

El templo del descanso

El dormitorio debe entenderse como un lugar sagrado donde descansar y por lo tanto debe tener las condiciones de luminosidad y temperaturas idóneas para favorecer nuestro descanso. Que sea cómodo, ventilado y a una temperatura agradable (unos 20-22º).

También es bueno que esté aislado posible de ruidos y que la luz sea regulable. Y, por otra parte, el colchón debe ser agradable. Así como la ropa elegida.

Las Cenas mejor ligeras

No deben ser copiosas. Recuerda que es mejor cenar poco para poder descansar e irnos a la cama a la hora prefijada. Así mismo, tomar líquidos en exceso antes de irse a la cama también es un problema.

Además de no abusar de alimentos que contengan la Tiamina (vitamina B1) como el jamón, el queso, el bacon o el tomate, ya que es una sustancia que libera la producción de un estimulante cerebral. Convierte los carbohidratos en energía.

No te obligues a dormir

Si te vas a la cama y no logras dormirte, desiste. No sigas intentándolo. Te agobiarás, te activarás, y será peor. Levántate y realiza alguna actividad que estimule el sueño.

Y sobre todo, no recurras a las pastillas para dormir. Aunque pueden ser muy efectivas al principio, tras varias tomas, el cuerpo se adaptará y perderán su efectividad. Además, alargan el sueño, pero no mejoran su calidad.

Tu rutina para irte a la cama

Encuentra un método para acercarte al sueño lo antes posible. Utiliza duchas de agua tibia antes de irte a la cama, una infusión caliente, un vaso de leche… Y sobre todo, tranquilidad. No podemos ir a la cama con el cuerpo alterado. No pienses en problemas y no realices esfuerzos en solucionarlos.

Practica actividad física
No podía faltar este consejo. Cuando estamos cansados por el ejercicio se duerme más rápido, se consigue un sueño de mayor calidad y no nos desvelamos durante la noche.

Haz ejercicio y mantente activo. Practicado de manera regular, favorece el descanso y nos ayuda a liberar tensiones. Pero no hagas deporte tres horas antes de irte a dormir, ya que puede tener un efecto contrario. La única excepción es la actividad sexual, ya que no lo perjudica.

Y si por la noche no has podido hacerlo… ¿Qué tal una siesta? En este artículo te contamos todos los beneficios de esta maravillosa y saludable costumbre.

¿Quieres ponerte en forma? Pues no dudes en aprovechar esta oportunidad: ¡Disfruta de nuestros descuentos!

Aarón Mendoza Quintana

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

ULPGC

Entrenador Personal

Máster en Coaching y Psicología Deportiva

Colegiado por el COLEF Canarias nº 53920.