Seleccionar página

Lesiones deportivas hay muchas, pero también maneras de evitarlas. Te ponemos al día sobre cómo escapar de este molesto problema.

Nos encontramos en un ‘boom deportivo’ donde cada vez hay más personas que practican deporte. No sólo actividad física, sino que se ven envueltos en una atmósfera de mejorar sus capacidades para así poder conseguir objetivos puramente deportivos.

De ahí que cada día se hable más de lesiones deportivas en gente como tu y como yo, gente corriente, no deportistas de élite. Y aunque algunas ocurren accidentalmente, otras pueden ser el resultado de malas prácticas de entrenamiento,

Incluso del uso inadecuado del equipo de entrenamiento o, en la mayoría de casos, de que no se está en una buena condición física. Los deportistas requieren normalmente de un rendimiento y una mayor atención sobre su cuerpo.

Es decir, poniendo especial interés en sus músculos, huesos y articulaciones para mantener su alto nivel competitivo.No somos deportistas profesionales, pero nos exigimos siempre mejorar nuestro rendimiento.

Lesiones deportivas: La falta de atención

No hablo de deportistas de alto rendimiento, de nivel profesional, hablo de personas que se inician en una actividad física que luego deriva en la práctica de algún deporte.

De hecho, muchos conocerán a algún amigo que tras comenzar en el gimnasio para perder ‘esos kilitos de más’ parece que ya va a participar en su primera carrera de montaña. Y es que la tendencia de la sociedad actual va en ese camino.

Por lo tanto, creo que debemos ser conscientes que al aumentar la exigencia del entrenamiento, también estamos poniendo en la balanza nuestra salud, y como tal, debemos cuidarla.

Siempre ponte en manos de un profesional de la actividad física y el deporte que te haga una valoración inicial, te oriente y te haga un seguimiento de tus mejoras. Y en caso de molestias para.

El cuerpo lanza sus propias señales para decirte que algo no va bien. Si ocurre, consulta a un especialista en lesiones que pueda verificar el alcance de la misma y que te la pueda tratar. Además, si te gusta el ‘running’ te ayudamos a volver a correr 10 km tras la rehabilitación.

Según tus síntomas…

Tendinitis rotuliana

‘Me duele la rodilla justo por encima de la rótula, o justo por debajo’.

Es un dolor generado principalmente por inflamación de la musculatura del recto anterior. Uno de los músculos del cuádriceps, en la parte anterior del muslo. La causa más común es haber sobrecargado demasiado la musculatura.

Evitaremos la inflamación de la zona realizando estiramientos diarios del cuádriceps, pero si persiste podemos generar un masaje en el tendón. Eso sí, con mucho cuidado y en dirección descendente.

Además debemos realizar ejercicios para fortalecer el tren inferior, especialmente cuádriceps e isquiotibiales. Prueba con estas rutinas de gimnasio para ganar masa muscular en las piernas.

Tendinitis aquilea

‘Últimamente cuando corro me duele por debajo de los gemelos, muy cerca del talón’.

Puede deberse a nuestra manera de correr, un calzado inadecuado o simplemente por sobrecarga muscular. Para cuidar el tendón de Aquiles deberemos fortalecer y estirar diariamente los gemelos y sóleos.

Aunque también habría que evitar tacones altos o chanclas. Así como incrementar la carga de entrenamiento gradualmente. Podemos, además, tratarla desde el “punto sherpa”. La zona comprendida entre el gemelo y el sóleo, apretando con el dedo masajeándola de manera circular.

Fascitis plantar

‘Esta mañana cuando me baje de la cama me dolió muchísimo la planta del pie, apenas caminaba, un dolor insoportable, como si me clavaran agujas’.

La fascitis es una lesión que muchos corredores hemos podido tener, y se debe principalmente a sobrecarga en gemelos y sóleos. Pero puede estar provocada por un cambio de calzado para correr, sobre todo si hemos usado calzado minimalista.

En este post te ayudamos a elegir las mejores zapatillas para correr.

Periostitis tibial
‘Últimamente me duele la canilla, siento una quemazón intensa, y al correr ya se vuelve insoportable’.

La periostitis o inflamación de la membrana externa que recubre los huesos, es una lesión que no es tan común, pero cada vez se encuentra más en corredores de fondo. Se trata de la inflamación del periostio.

Una membrana que recubre todos los huesos y que contiene vasos sanguíneos que los nutren y nervios que les aportan la sensibilidad. El periostio sirve, además, como medio de anclaje de tendones y ligamentos.

Mala técnica de carrera, sobrecarga o  descompensaciones musculares, son algunas causas que están detrás de esta lesión. Se aconseja ir a un podólogo para que estudie la pisada, evitar superficies muy duras y estirar los gemelos y sóleos tras cada sesión.

Síndrome de la cintilla iliotibial

‘No puedo ni hacer una sentadilla sin que me duela la parte externa de la rodilla, y no lo entiendo, no estoy corriendo’.

Cada vez está más ‘de moda’ esta lesión, y no sólo entre los corredores, ya que es una lesión típica en los centros de entrenamiento funcional. La inflamación de la cintilla iliotibial puede deberse principalmente a dos tipos de lesiones.

Lo recomendable es intentar reforzar el tren inferior. Centrándose en la musculatura abductora de cadera, además de realizar estiramientos específicos de la zona y del músculo piramidal. Si sientes dolor mejor evitar cuestas y sentadillas profundas.

Ciática
‘Tengo un dolor que me va desde la parte baja de las lumbares hasta la rodilla por la parte posterior lateral del muslo, y no puedo ni estar sentado’.

Podemos atender a dos patologías casi derivadas de lo mismo: presión del nervio ciático en la zona lumbar o por inflamación del músculo piramidal. Es muy típica sobre todo en personas que han empezado a practicar deporte de mucho impacto.

Por otro lado, puede deberse a tener un core muy debilitado o descompensado.

El tratamiento puede ser muy parecido al del síndrome de la cintilla iliotibial, sin embargo siempre es preferible acudir a un fisioterapeuta u osteópata, ya que es frecuente tener alguna vertebra desplazada.

Condromalacia rotuliana

‘Las molestias dentro de la rodilla son cada vez mayores, es un dolor que no puedo explicar’.

La condromalacia rotuliana o patelar es una patología caracterizada por la degeneración del cartílago de la cápsula posterior de la rodilla. El cual produce malestar, dolor alrededor de la rótula.

Es común en practicantes de baloncesto, pádel, ciclismo, tenis, y futbolistas. Aunque esta lesión también es conocida como ‘rodilla de corredor’. Para aliviar el dolor el frío es imprescindible.

Debemos evitar flexiones de rodilla muy pronunciadas, y de la misma manera hay que revisar el calzado y la pisada. Pero en este caso es principal que vayamos a un especialista, ya que el tratamiento puede ser largo y con un parón en la actividad física.

Si es tu caso, acude a un profesional de la actividad física que adapte un entrenamiento a tu problema.

 

Aarón Mendoza Quintana

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Personal

Máster en Coaching y Psicología Deportiva

Colegiado por el COLEF Canarias nº 53920