Psicología deportiva para todos los campos: deporte de rendimiento, de ocio y salud y de base. ¿Sabías que tu mente es esencial para rendir en la actividad física?

La respuesta hay que buscarla en el funcionamiento psicológico de los deportistas. Ellos conocen la importancia que tiene su funcionamiento psicológico para poder estar al 100% de sus posibilidades.

Cuando los deportistas realizan un análisis sobre una competición en la que no han obtenido los resultados esperados, son muy diferentes a las respuestas de los ganadores.

La diferencia entre ganar o perder cuando se compite entre los mejores, muchas veces es mínima. Todos ellos han entrenado y se han preparado a fondo para ese acontecimiento. Sin embargo no todos son capaces de dar lo máximo de ellos mismos.

Cuando se les pregunta sobre los motivos del éxito, una gran cantidad de ellos lo atribuye a la fuerza mental. Hay que centrarse en el funcionamiento general e integrado del deportista en las diferentes situaciones deportivas.

Psicología deportiva, la clave del éxito
La palabra psicología proviene de los términos psyche (alma o actividad mental) y logos (ciencia, estudio, tratado). Y a pesar de que es una ciencia relativamante nueva, ha evolucionado mucho a partir del siglo pasado, y el concepto ‘alma’ ha ido dejando paso a ‘comportamiento’ o ‘conducta’.

El psicólogo del deporte desarrolla sus funciones en tres grandes campos de acción: deporte de rendimiento, deporte de ocio y salud y deporte de base. Según esto, existen dos definiciones de psicología, la que busca el rendimiento, y la que se centra en un estado anímico global.

La primera (Palmi, 1991) dice que es un “conjunto de técnicas de intervención psicológicas que ayudarán al deportista a aumentar sus conocimientos y recursos técnicos. Para una mejor adaptación y rendimiento deportivo en el momento de la competición.”

Mientras que (Martens, 1987) defiende el “entrenamiento de habilidades psicológicas con el objetivo de ayudar al deportista a mejorar su rendimiento y a disfrutar de la participación en el deporte.  A desarrollar actividades que vayan más allá de él y que les ayudará a disfrutar de la vida.”

El potencial de la mente
Pocos son conscientes del enorme poder que tiene nuestra mente. Para bien o para mal, nuestra mente se ha convertido en nuestro peor enemigo.Llegamos a tener más de  60.000 pensamientos al día; y que la mayoría de ellos suelen tener una  gran carga negativa.

Como Eckhart Tolle dice en su libro de “El Poder del Ahora”:  “La  mente es un instrumento fantástico si se usa correctamente. Pero usado  incorrectamente puede convertirse en algo tremendamente  destructivo…”

La mente debe usarse para tu propio beneficio. En este sentido la fortaleza mental y la motivación hay que entrenarlos como cuando queremos correr a un ritmo determinado. Son muchísimos los deportistas que no alcanzan su potencial por no entrenar esta área.

Incluso, hay evidencia de una clara relación entre el estado emocional y la incidencia y recuperación de las lesiones deportivas. A diferencia de lo que se suele creer, esta cualidad se puede desarrollar.

No se debe olvidar al deportista como persona. Debemos ayudarle a que se enfrente a los riesgos y problemas psicológicos que pueden derivarse de las exigencias del deporte de competición. Que sea una persona equilibrada, satisfecha y feliz.

Sin que por ello desvíe su atención del objetivo principal de su cometido como deportista de competición. El poder de la mente es enorme, pero no todas las personas son capaces de utilizarlo. Por ello es importante la figura del psicólogo deportivo.

Todo entrenador tiene que tener parte de psicólogo deportivo. Estas son las claves para elegir al mejor entrenador personal.

Psicólogo deportivo
Evalúa la variables ambientales y personales para identificar las conductas del problema para luego tratar esas variables. Un seguimiento de todo ese proceso psicológico. Y es que pueden ser relevantes en cada momento concreto.

Existen diversas técnicas que pueden ayudarnos, como:

  • Planteamiento de objetivos. Por ejemplo, empezar a practicar Street Workout.
  • Auto-evaluación del nivel de activación.
  • Utilización de la relajación y de otras estrategias de auto-regulación de la activación.
  • Uso de la práctica en imaginación.
  • Monólogos internos.
  • Estrategias que ayuden a controlar la atención durante la competición.
  • Análisis objetivo y apropiado del propio rendimiento.

También puedes probar con la meditación, que es una forma de auto-conocimiento.

Estas, bien aplicadas por los psicólogos, pueden contribuir enormemente a modificar variables relevantes relacionadas con el rendimiento y la influencia de la mente en él, como:

  1. Desensibilización sistemática: para la eliminación de miedos concretos.
  2. Restructuración cognitiva: con objetivos como el anterior, donde modificar conductas de miedo.
  3. Modificación de creencias disfuncionales y estados emocionales adversos: para ir hacia un equilibrio mental del deportista.
  4. Condicionamiento encubierto: de determinadas respuestas a estímulos antecedentes específicos, intentando ‘engañar’ el subconsciente.
  5. Diseño de programas operantes complejos: para la modificación de conductas deportivas operantes.

En conclusión, el entrenamiento apropiado para el dominio de la mente puede constituir una valiosísima ayuda para la mayoría de los deportistas. Aunque también habrá que entrenarles para que aprendan a aplicar tales habilidades en función de las variables.

Aarón Mendoza Quintana

Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte

Entrenador Personal

Máster en Coaching y Psicología Deportiva

Colegiado por el COLEF Canarias nº 53920.